Dexter

16 Nov

“Tonight’s the night. And it’s going to happen again, and again. It has to happen. Nice night.”

Con estas palabras comienza una de las mejores series de la historia de la televisión. Ahora mismo estoy enfrascado en su sexta temporada (6×07) y sus tramas no decaen en interés. Y ese es su gran mérito, ya que en principio podría parecer que la fórmula argumental se agotaría en poco tiempo.

Dexter, interpretado magistralmente por Michael C. Hall (quien ya deslumbrara en la genial “A dos metros bajo tierra”), es uno de esos caracteres que no deja indiferente a nadie. El personaje principal es un forense de la policía de Miami que, en sus ratos libres, investiga por su cuenta una serie de asesinatos sin resolver y, una vez resueltos, elimina al culpable sin dejar constancia de ello.

La incesante lucha interna contra sus propios demonios, el recuerdo permanente del código de buenas costumbres ideado por su difunto padre, la dificultad de compatibilizar su doble vertiente ante todos los demás o la satisfacción por encontrar enemigos que satisfagan su sed de sangre. Todos ellos son temas recurrentes durante las distintas temporadas ya emitidas.

Pero “Dexter” es eso y mucho más. Es la voz de la conciencia que nos obliga -incluso- a replantearnos nuestro propio concepto de justicia.

Hoy he decido escribir este post porque, a la par que veo la última temporada, estoy revisionando la primera. He de comentar que he tenido la misma sensación ahora que cuando la vi por primera vez, y es que sus 3 primeros capítulos no son magistrales, ni mucho menos, ya que es muy complicado para el espectador entender nada de lo que ocurre. Sin embargo, a partir del momento en que son presentados todos los personajes y la trama está encauzada, se transforma en una obra maestra.

Las dos siguientes temporadas bajan el nivel (aún siendo muy aceptables) con respecto a la primera, pero la cuarta es una delicia. Es en esa cuarta temporada cuando se encuentra con su gran némesis (Trinity) y dónde se produce uno de los finales más grandiosos que yo recuerdo. Esa temporada demuestra que hablamos de una serie especial. Sólo hace falta mirar a otras series como “Prison Break”, cuya primera temporada era excelente y después decaía con cada capítulo; “Héroes”, con unos primeros 16 episodios geniales y que luego pasaba a ser algo infumable; o “Perdidos”, con sus altibajos constantes.

Desde aquí recomiendo fervientemente que la veáis a todos aquellos que aún no lo habéis hecho y para quienes la dejasteis de lado en algún momento os diría que la retomaseis. Y si siempre os aconsejo la versión original, en este caso más que nunca ya que la voz de Dexter es el elemento principal que marca el ritmo de sus acciones.

Y recordad: “No existen secretos en la vida, sólo verdades escondidas que viven debajo de la superficie”.

Anuncios

4 comentarios to “Dexter”

  1. Ander Lezeta (@AnderLezeta) 16 noviembre, 2011 a 01:00 #

    Suscribo todas y cada una de tus palabras. El 99% de las series segun avanzan en temporadas van perdiendo la capacidad para tener al espectador enganchado, y muchas veces parece que solo intentan alargar la serie para tratar de sacarles algo mas de rentabilidad. Por ponerte un ejemplo, antes me encantaba House, pero en las ultimas temporadas ha bajado un monton su nivel (con sus altibajos) hasta el punto que me da la sensacion que esta condenada a su fin.

    • normaniaco 16 noviembre, 2011 a 12:12 #

      Hola Ander,

      Yo creo que el problema de series como “House”, “CSI”, “El mentalista”, etc. es siempre el mismo: son series autoconclusivas. Cada capítulo tiene una trama que se cierra y que se abre. Nunca me han enganchado ese tipo de series porque dependen totalmente del carisma del personaje principal y, una vez agotado este, acaban cansando.

      Sin embargo, las series que tienen una trama argumental que se desarrolla durante toda una temporada o varias me enganchan mucho más, ya que has de estar atento a un sinfín de detalles y referencias. Este tipo de series consideran al espectador más inteligente e intentan jugar con él. Además, al no someterse exclusivamente a subirle el ego al “prota” surgen otros secundarios cuya popularidad acaba superando al del protagonista.

  2. Marta 10 agosto, 2012 a 23:02 #

    Me parece mentira, yo que siempre intento estar a la última en series, pero reconozco que comencé a ver Dexter la semana pasada. Tal fue mi flechazo por la serie que ya estoy terminando de ver la segunda temporada -sí, he podido hacer muchas más cosas, pero me he organizado para satisfacer mi enganche-. ¡Enhorabuena por este blog fantástico y mucha suerte con tu Start-up!
    Marta 😉

    • normaniaco 22 agosto, 2012 a 01:06 #

      Muchas gracias por los halagos y los ánimos. Me alegra que te hayas “enganchado” a esta magnífica serie, ya verás cuando llegues a la cuarta temporada… fuegos artficiales asegurados.

      Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: