Archivo | Prensa escrita RSS feed for this section

Medición de audiencias

12 Abr

Dos noticias recientes me han hecho pensar al respecto de esta cuestión. Por una parte la publicación de los resultados del EGM (Estudio General de Medios) y por otra la renovación, para una cuarta temporada, de la (extraordinaria) serie de TV “Fringe” pese a su ¿escasa? audiencia.

Muchas cadenas de TV, poseedoras de los derechos de contenidos audiovisuales, se siguen rigiendo por el tradicional método de medición de audiencia para decidir así que es lo que más beneficio les genera en publicidad y, de este modo, establecer su parrilla de programación.

Sin embargo esos métodos son realmente anticuados. Después de bucear en Internet buscando información y tras leerme varios estudios, podría argumentar que todo se basa en una muestra de unas 30.000 personas, algo irrisorio en el caso de España con una potencial audiencia de 46 millones.

De este muestreo, gran parte es realizado mediante encuestas, las cuales corren el riesgo de ser corrompidas puesto que no es demostrable que una persona diga la verdad sobre los contenidos audiovisuales que le interesan.

En cuanto a mi experiencia personal, de todas las personas que conozco y he conocido a lo largo de mi vida (un buen número) aún no me he encontrado con ninguna que tenga instalado en su salón un aparatito de esos que registran lo que ve cada uno en sus casas.

Está perfectamente demostrado, y no hay que ser un genio para darse cuenta, que esos métodos no sirven desde hace más de una década. Con la llegada de la televisión por cable y la irrupción de Internet, sin mencionar el cada vez mayor uso del streaming, esa estimación sobre las audiencias se convierte en una auténtica burla a nuestra inteligencia.

Con estos procedimientos se escudan los Vasile y compañía para someternos a una programación basura, mezquina, llena de contenidos que no aportan nada positivo a quien los ve, todo bajo el lema de: “es lo que la gente demanda, es lo que la gente ve”. Y esto último no es verdad, hay mucha gente que ve lo que le pongas, bien porque no sabe utilizar otros canales (no de televisión, si no de obtención de contenidos) o bien porque no tiene otra opción.

Y me explico con lo de tener o no tener opción. Si cuando zapeas te tienes que quedar con “Salsa rosa”, “La noria” o “¿Dónde estás corazón?” (Los cuales desconozco si siguen existiendo) entonces no hay opción. La contraprogramación dejó de existir hace tiempo, ahora lo que se lleva es el concepto de #lamismaprogramación. Casi todas las cadenas que ocupan el dial del 1 al 6 (pequeña excepción a veces para LaSexta, porque Cuatro ya ha caído a la tentación de Telecirco) ofrecen los mismos programas y a la misma hora, sólo que con otros nombres.

Respecto a la radio, no me lo creo, qué quieren que les diga. Prácticamente la totalidad de las personas que conozco, entre las que me incluyo, que hace un año escuchaban a Paco González en la cadena Ser hoy lo hacen en la cadena Cope, una muestra que me genera mayor verosimilitud que la del EGM.

Por el contrario, En EEUU están comenzando a aprender cómo manejar las nuevas realidades. Bien a través de Twitter, Facebook o bloggers, se han dado cuenta que hay legiones de fans de contenidos audiovisuales que merecen ser tenidos en cuenta. La audiencia ahora es mundial.

Muchas series americanas en sus primeras temporadas tienen unos índices de seguimiento espectaculares y de repente bajan completamente, pero eso no implica necesariamente que se vean menos, ya que llega a otros países y pueden convertirse en verdaderos fenómenos de masas. Aún recuerdo la que se armó cuando los fans de “Jericho” quisieron salvar la serie, enviaron toneladas de nueces a la sede de la CBS y… funcionó.

Respecto a los datos de la prensa, la deportiva particularmente, estos son otro escándalo. Resulta que todos los periódicos venden más, ninguno pierde lectores y sin embargo cada vez somos más los que nos conformamos con los contenidos de la web corporativa o utilizamos páginas como youkioske.

En definitiva, no me creo nada de lo que me cuentan, pero por suerte con una buena velocidad de conexión, una cuenta Premium en Megaupload y una cuidada selección de páginas guardadas en los marcadores, hoy día se puede acceder a miles de horas de entretenimiento, sin anuncios y con una altísima calidad de imagen. Ah, se me olvidaba, y sin que me traten como a un gilipollas.

Inda: vete y no vuelvas

20 Mar

¡Qué gran noticia! Ayer noche llego a casa, me da por mirar las últimas novedades acontecidas y me encuentro con que el (insoportable, meloso y experto en conspiraciones judeomasónicas) director de Marca, Eduardo Inda, deja la dirección del periódico. Espero que también deje de aparecer en “El partido de las 12”.

Se va a Veo Tv, lo que también es una gran noticia para mí ya que no veo la televisión convencional (porque ni tengo ni quiero tener, ha escrito su certificado de defunción hace tiempo) y de este modo no lo veré ni de refilón.

Pongamos “los puntos sobre las íes”, como diría él. Inda es el gran culpable del floreciente antimadridismo que reina en los diferentes estadios del fútbol español, alguien que ha utilizado su periódico (remarco el su porque daba la sensación de que era suyo) para seguir una línea editorial vomitiva, dedicando portadas estúpidas a CR7 y negándoselas sistemáticamente a diferentes acontecimientos deportivos o deportistas que realmente si se lo merecían. El otro día en una charla del gran Santi Segurola le preguntaban a este si no le entristecía que dentro de unos años, cuando se miren las hemerotecas, no se vea reflejada la importancia de Messi debido a su escasa aparición en el diario en el que él trabaja.

Y yo lo haría extensible no sólo a Messi, si no a todos aquellos que, semana tras semana, trabajan y luchan más que nadie: Gasol, Nadal, Contador, los del balonmano, los del fútbol sala, los del motociclismo, etc. Ya sabemos que el atletismo sólo es portada en caso de dopaje, el ciclismo más de lo mismo (salvo en verano que no hay noticias y entonces si que importa el Tour) y al resto de deportes catalogados “todo menos fútbol” sólo les dan bola cuando se necesita desviar la atención o estamos en periodo vacacional. Sobre sus opiniones vertidas en vídeos casposos de 2 minutos no puedo opinar mucho, es tanta la repulsión que me genera este individuo que sólo he visto un par de ellos.

En fin, tampoco confío demasiado en que el Marca cambie. Si le dieran las riendas a gente como: Santi Segurola, Julio César Iglesias, Ramón Trecet, Axel Torres o, incluso, Roberto Palomar, la cosa cambiaría pues todos ellos, estés de acuerdo o no con sus opiniones, suelen mojarse y son capaces de reconocer los méritos de unos y otros por igual. No son partidistas y además saben un huevo de lo suyo. De “Látigo” Serrano y otros me niego a comentar, dan pena.

Ahora han nombrado nuevo comandante a un tal Óscar Campillo. Buceando por la red he encontrado este extracto:

“Autor de los libros “Zapatero” (2001) y “Zapatero, presidente a la primera” (2004), el nuevo director general del grupo Marca se define como una persona que ama la libertad, aborrece el fanatismo y la prepotencia, admira a quienes se empeñan en el trabajo bien hecho, sueña con mantener siempre la relativa independencia, aprecia la autenticidad y tiene como pesadilla a la censura”. (Fuente http://www.rtvcyl.es/)

Resumiendo, que vas al sitio adecuado macho, como diría mi abuela: “anda que no te queda tela por cortar…”

A %d blogueros les gusta esto: