Tag Archives: Atletismo

Black Power

26 Mar

[Este texto lo escribí hace cuatro años en otra aventura internauta y hoy, fin de semana sin gran interés deportivo y lluvias incesantes, lo rescato de nuevo (con algunas modificaciones en su redacción) para hacer honor a estos héroes].

El deporte es una de mis grandes aficiones y, dentro de este, debido a que lo he practicado y sufrido, siempre me ha gustado el atletismo. Deporte actualmente herido de muerte, manchado y antipopular pero que antaño sirvió como vehículo de las más grandes gestas deportivas situando cada vez más lejos los límites del ser humano: “Citius, Altius, Fortius”.

Por otro lado, también me encantan los Juegos Olímpicos, siendo los de Barcelona ’92 el primer recuerdo deportivo que guardo en mi memoria. Me gustan por su enorme tradición y porque en ellos han sucedido hechos deportivos y culturales que han trascendido a la memoria colectiva de generaciones enteras: pasadas, presentes y futuras.

Las 2 fotografías de arriba las he escogido por el contraste que representan. Ambas tienen una gran historia detrás, posiblemente desconocida para el gran público, así que trataré de que, al menos hoy, no os acostéis sin saber una cosa más.

La instantánea de la izquierda aconteció en los JJOO de México, en 1.968. Se puede observar en ella la ceremonia de entrega de medallas en la que dos atletas afroamericanos recogieron sus preseas con los puños enguantados levantados al cielo, gesto que se convirtió en símbolo de la lucha racial. Su retransmisión por TV y la aparición  en prensa, debido al gran poder que concitan los JJOO cada cuatro años, permitió que la defensa de los derechos de los negros (jamás escribiré persona de color, que término tan absurdo) se viese impulsada a unos niveles inimaginables. Ese puño clamando al cielo, en cierta manera, saludaba a dos grandes personajes del siglo XX que ya se encontraban en el firmamento: Malcolm X (asesinado en 1.965) y Martin Luther King (también asesinado en 1.968).

La fotografía de la derecha es similar, también se trata de una entrega de medallas en unos JJOO, pero en este caso su contexto se sitúa varios años atrás, en 1.936 en Berlín, poco antes de que estallase la II Guerra Mundial. En lo más alto del podio se encuentra Jesse Owens, uno de los más grandes atletas y deportistas que jamás haya existido, también de origen afroamericano; pero lo más relevante del retrato acontece a su derecha, dónde puede apreciarse a “Lutz” Long (alemán) realizar el saludo nazi mientras espera que se le cuelgue la medalla de bronce.

En esos JJOO Owens ganó 4 medallas, todas ellas de oro (100 metros lisos, 200 metros lisos, salto de longitud y el relevo 4×100 metros lisos). Una gesta que sería igualada, muchos años después, por un tal Carl Lewis, “el hijo del viento”.

En Berlín, Jesse Owens fue aplaudido en el Estadio Olímpico por 110.000 personas y al mismo tiempo el propio Adolf Hitler proclamaba la superioridad de la raza aria. Para el canciller fue tal la bofetada en su ego que decidió no acudir a la ceremonia de entrega de premios, para no tener que ver en lo más alto del podio a un negro.

Por eso me encantan estas dos imágenes, porque promueven una lucha justa, de igual a igual, porque se rebelan contra la tiranía y lo hacen sin usar la violencia. Ni tan siquiera utilizaron la voz, porque hay ocasiones en las que una imagen vale más que mil palabras, porque hay gestos diminutos que pueden ayudar a cambiar el mundo.

Desde aquí confieso mi admiración sin límite hacia ellos, al igual que por otros que, desde el anonimato, han luchado y siguen luchando por la igualdad. Si no existiesen personas como éstas aún seguiríamos en la más profunda esclavitud.

El mundo no es perfecto, quizás nunca lo sea, pero nuestro deber es que sea lo más justo posible.

“El racismo es como juzgar el valor de un libro por su portada”. (Anónimo)

A %d blogueros les gusta esto: