Tag Archives: Energías renovables

El ingeniero etíope

27 Abr

Esta es la historia de una persona anónima, aunque su nombre sea Bizuayehu Abebe, que conocí en un infernal viaje Gijón-Zaragoza (de más de 8 horas de duración) la semana pasada.

Era mi compañero de asiento y con él aprendí no sólo a situar correctamente a Etiopía en el mapa si no que descubrí un país con un enorme legado cultural y un sinfín de curiosidades.

Lo que voy a contar aquí es visto desde la perspectiva de Abebe, los datos que aporto no los he cotejado al detalle ni con la Wikipedia ni con ninguna otra base de datos.

Abebe es un ingeniero etíope que está becado en la Universidad de Zaragoza para realizar un estudio sobre el aprovechamiento de las energías renovables en su país. Su historia es curiosa, pues ha llegado a nuestro país gracias al perfecto conocimiento del castellano, debido a su estancia durante 9 años en Cuba, lugar donde desarrolló su carrera universitaria.

Antes de hablar largo y tendido con él, para mí Etiopía era un país seco, con elevadas temperaturas, perteneciente al tercer mundo, situado en la mitad Sur del continente africano, cuna de grandes fondistas (Bekele, Gebreselassie y tantos otros) y cuya capital era Adís Abeba. Ahora puedo decir que estaba equivocado en casi todas mis suposiciones, exceptuando las dos últimas.

Etiopía es un país situado en el cuerno de África, que cuenta con 80 millones de habitantes, bañado por el Nilo y con grandes y numerosos lagos. Sus habitantes viven gracias a la agricultura, sin embargo poseen una gran cantidad de recursos minerales y energéticos.

En lo que más destaca es en sus cuantiosas reservas de oro, su elevada producción de café y los recursos hidroenergéticos que atesora.  Por tanto, no nos encontramos ante un país seco, si no verde como Asturias (palabras textuales de Abebe). Las temperaturas no son extremas, no suelen llegar a los 30 grados durante el día y los inviernos son templados, clima ideal para vivir.

Como curiosidad (y enorme mérito) se puede decir de Etiopía que ha sido el único país en la historia del continente africano que se ha resistido a la colonización. Pese a los intentos de la Italia fascista y los distintos imperios con los que cohabitó, Etiopía siempre logró ser independiente. A pesar de todo en Etiopía un buen número de la población habla inglés, si bien no es idioma oficial, y se dan más de 80 dialectos y 15 lenguas distintas, una auténtica barbaridad.

Aún no es un país demasiado visitado por los turistas, los cuales van a realizar los tradicionales safaris y se encuentran con mucho más. La comida típica se basa en tortitas de distintos cereales que se acompañan con carnes (según Abebe, de muy buena calidad pero muy fuerte para el paladar europeo) y numerosas salsas.

En Etiopía están en el año 2003, su calendario lleva un retraso de 8 años con respecto al nuestro. En este país no se han dado importantes choques entre distintas etnias, al modo de Ruanda, ni tampoco ha sido cuna de grandes dictadores (según Abebe).

A día de hoy, China (¿quién si no?) es la poseedora de la deuda pública emitida por Etiopía. También es el mayor inversor en el país, creando importantes infraestructuras para el almacenamiento y aprovechamiento del agua. Además se están lucrando gracias a las pieles de animales, un bien abundante en el país etíope y de  gran calidad (cocodrilos preferentemente).

A su vez también el mundo árabe tiene una gran importancia, si bien el cristianismo es mayoritario, los musulmanes representan un porcentaje muy elevado. Uno de sus grandes socios es Yemen, imagino por aquello de su proximidad geográfica.

En definitiva, Etiopía no es un país desgastado, seco, lleno de conflictos internos o demasiado peligroso para el turista. Etiopía es una región que en un futuro, si no es desmantelada, podría ser una región próspera, poseedora de innumerables recursos energéticos (muchos renovables), con una riqueza cultural extraordinaria debido a las muchas influencias que en su larga historia han recibido y cuya lacra siguen siendo las enfermedades incontrolables, la desnutrición y los índices de natalidad escandalosos, representada en su máxima expresión por el virus VIH.

Abebe, amigo, va por ti y por los tuyos. Espero que te haya gustado. 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: