Tag Archives: PP

Mi elección particular del 22-M

17 May

Hace unos años había una serie que llevaba por nombre “Los ladrones van a la oficina”. Muchos años después siguen yendo, pero si hubiera que hacer un remake de aquella pésima serie debería de llevar por título “Los ladrones van a la alcaldía”.

Y oigan ustedes, aquí meto a todo Dios y a la virgen santísima, me da igual la banda izquierda del puño y rosa F.C. que la banda derecha del Club Deportivo Las Gaviotas. Y es que el abajo firmante ya está hasta las narices de posicionarse entre zurdo, diestro, el centro y todas sus variantes (yo soy como los vascos, de donde me sale de los cojones).

Ahora que estamos en periodo electoral nos bombardean a través de todas las plataformas existentes. Desde esos coches prestados por Pedro Picapiedra y que llevan una megafonía soporífera, hasta la intrusión –rayando lo delictivo– en radios, prensa escrita y cartelería.

También se dedican –a última hora- a tratar de lograr miles de Followers en Twitter o de amiguitos en Facebook, para ver quién es el más “cool” entre todos ellos.

Eso sí, aquí ni San Pedro Bendito se preocupa de dar respuesta a preguntas comprometidas ni a dar a conocer el programa electoral, básicamente porque no lo tienen. Lo más importante es que quede bien el Photoshop. Ninguno da un plan de choque efectivo contra ese concepto tan manido llamado crisis, ninguno propone un plan no ya de ahorro energético, si no de aprovechamiento de nuestras innumerables bondades en materia de energías renovables. Qué lástima no potenciar el enclave geopolítico que hemos heredado.

Luego sucede un cisma como el ocurrido en Lorca y los políticos de turno se ponen melancólicos y blablablá, son cosas que pasan y –lo peor de todo- seguirán pasando cada vez más a menudo. ¿Acaso no tenemos cada dos por tres noticias que informan de las mayores inundaciones de la zona en 100 años, las rachas de vientos más violentas en los últimos 50 años y el deshielo de los polos crece a un ritmo exponencial que anticipa que algunas ciudades que hoy conocemos en poco tiempo estarán bajo el mar, como las llaves de matarile?

Estamos en la época en la que invitan al G8 a Google, Facebook o Amazon mientras España se mira en el espejo griego, italiano o portugués y se dice así misma que es más bonita que estos tres últimos. Consuelo de tontos aderezado con triple B.

El futuro y el presente –y eso lo sabe hasta el tonto que hace relojes- pasa única y exclusivamente por las nuevas formas de comunicación, nuevas formas energéticas, nuevas formas de gestión. Es decir, las “nuevas formas”. Sin embargo aquí todo se hace igual que hace 20 años, mediante la chapucería, el chanchulleo y el charlatanismo, osea, el cha-cha-chá.

Y es que a veces me pregunto si le puedo pedir algo más a un país de pandereta, gobernado por tipos que hablan sobre las mismas promesas de siempre y están hechas por los mismos soplagaitas de siempre, basadas –fundamentalmente- en la creación de tropecientosmil empleos. Y digo yo, si realmente saben cómo crear esa red laboral, por qué no lo dicen cuando se enteran y así todos les estaríamos agradecidos.

Me encantaría que un año fundasen un partido político Arturo Pérez Reverte, Juan José Millás, Javier Nart y Eduardo Punset. Sólo imaginarme un debate con los mandamases que gobiernan en estos momentos se me hace la boca agua. No ganarían porque no son especialistas en bajarse los pantalones pero al menos nos reiríamos un rato.

Y que conste que, pese a este extenso y agresivo post, un servidor con el paso de los años ha perdido interés por la política. Mis ideas ya no comulgan con las de ningún partido, sólo tengo claro que he de votar porque es uno de los pocos derechos que tenemos a día de hoy. Por desgracia no es lo mismo votar que elegir, me gustaría más poder realizar lo último que lo primero, pero es lo que hay.

También quisiera decir que no entiendo a esas personas que defienden a los partidos a los que votan como si fueran sus hijos, que nunca critican a sus líderes y que en cambio todo lo que hace el “enemigo” está mal. Qué bonito sería ver a la oposición reconocer lo que hace bien el que gobierna y viceversa. Pero no, eso no sucederá, siempre se impondrá el sectarismo.

Y lo que aún menos entiendo es el voto por herencia, esa pléyade de personas (esos sí que son mayoría absoluta) que votan por lo que dice papi y mami, sin revisar ni tan siquiera sus opiniones y sin saber el nombre de la persona a la que están votando para la alcaldía, pero como mi tatatatatatarabuelo votaba a estos… yo también.

Sobre lo que ocurra en ámbito autonómico y nacional me da exactamente igual, no me gustaría que ganase ninguno de los dos partidos mayoritarios, pero es una misión imposible, así que las opciones del voto en blanco o de premiar a un tercero (que tampoco tendrá un programa ni unas infraestructuras para llevarlo a cabo) son las que ganan peso en mí.

Respecto a mí decisión del próximo Domingo, la expreso claramente en contra de esos tabúes que no permiten a la gente declarar sus preferencias en público. Yo quiero, espero y deseo que repita el PSOE en Gijón, porque mi ciudad ha crecido y se ha modernizado una barbaridad en la última década, siempre por delante en materia social, que es lo que genera una buena calidad de vida y, por tanto, a mí más me importa. ¿A costa de chanchullos y demás?  Pues seguramente, pero más vale quedarse en Guatemala que marcharse a Guatepeor.

Y es que basta ya de sastres, de Desesperanzas Aguirres, de Riopedres, de malandrines que flirtean con tonadilleras (parece una canción del Sabina, ese que canta).

En fin, quién no quisiera tener en el cuarto de baño un Pollok, un Picasso o un Dalí. Yo en cambio qué quieren que les diga, soñaría con tener  un mosaico de todos estos ladrones, para cagarme en todos ellos.

A %d blogueros les gusta esto: